miércoles, 26 de agosto de 2015

Vacaciones

¡Holita! ¿Cómo siguen esos cuerpos serranos? He vuelto sólo para decir que no voy a volver aún, jajaja. Así soy, un enigma (?). Me vi con un ratito libre, leyéndoos para ver qué tal íbais todos y dije: "venga va, una entrada cortita"
No voy a hacer el gran análisis de la situación actual, pero sí os diré que estoy disfrutando del verano como un cachorro. Disfrutando un poco de todo, de mi familia a la que estoy viendo este mes un poquito más, de mis amigas a las que no veía hace muchísimo, de mi chico al que ahora le han dado por fin vacaciones y, por último, y en este caso por ello menos importante, de la comida.
Estoy en un vaivén continuo, estas semanas no he dejado de encontrar planes que hacer, gente a la que ver, fiestas a las que ir... Y en todo esto lo único que me ha cohibido un poco ha sido mi escaso poder adquisitivo, ni hablar de perderme planes por estar en proceso de perder peso, ¡de eso nada! Que tengo 24 años, si no hago estas cosas ahora, no sé qué otro mejor momento tendré.

Claro, a todo esto tenía que buscarle algún tipo de arreglo, ya que con esa cantidad de comidas locas iba a llegar a septiembre siendo un cachalote. Y así, sin pensarlo mucho, me vi de repente hecha una deportista. Vale, igual no tanto, pero hoy salí a correr por tercera vez en una semana a correr con mi chico y ya tengo ganas de volver. Aguanto poco, un par de kilómetros, pero hacemos un total de una hora, y de ahí, media hora me la paso corriendo -veinte corriendo, ando un poco y corro otros diez, no os creáis que voy del tirón porque todavía me queda, pero tenedme fe-. La verdad es que me pico muy fácilmente conmigo misma, y aunque lo haya pasado mal, tengo ganas de volver a salir sólamente para superar lo que hice hoy. 
Yo, el primer día corriendo.
Aparte están nuestras rutas en bici de los fines de semana, en las que hacemos unos 20 km. como ya os he comentado otras veces. Por lo que, saliendo tres veces a la semana a correr y los fines de semana dos horas de bici, comiendo básicamente lo que me plazca en cantidades razonables... Me mantengo en unos estupendos 74 kilos, oh yeah
He subido, sí, un kilo y medio, pero tendré todo el tiempo del mundo para volver a bajar todo lo que tenga que bajar. Todavía estoy en un peso normal para mi estatura, no sufro de sobrepeso desde que dejé atrás la época de los 77 kg., por lo que, mientras no vuelva allí, todo estupendillo.

En fin, ya os haré una entrada más exhaustiva sobre la actividad física a la que intento por ahora acostumbrarme. El lunes salimos para pasar la semana en Cabo de Gata y mis zapatillas se vendrán conmigo para explorar los acantilados y correr un poquito por la playa -aparte de tirarme a la bartola y comerme mi peso en helados, claro-. ¡Muero de ganas!


Os leo desde el móvil, no puedo comentar, pero os vais a enterar cuando vuelva.
¡A empezar septiembre con buena pata!
Besete,

Noa.


PD: sigo pensando que correr es de cobardes.

4 voces:

Alicia Aprendiendo dijo...

Disfruta!!!

Mil besos

Amelia dijo...

Es adictivo esto de correr, todo el mundo lo dice (pero yo pierdo el aliento, y la respiración es MÁS adictiva aún, ja ja ja).

Me alegro de que seas capaz de correr tanto rato seguido, qué guai.

Que acabes de pasarlo genial en las vacaciones.


Besotes

Javi dijo...

Hasta cuando quieras. Disfruta de las vacaciones. Saludos

migordavida dijo...

Yo creo que como broma ya está bien, a ver si vuelves ya de una vez, ¿eh? Que nos tienes abandonaditos, pillastra :P