viernes, 12 de febrero de 2016

Exámenes are gone

¿Que si recordaba lo horrible que era estar sentada en una silla ante un flexo durante más de 14 horas al día? Bueno, sí... PERO NO. Qué horrorismo –efectivamente, no sé hablar en castellano más (?)–. He sufrido, pero al fin ha terminado la pesadilla. ¡Ahora no sé que voy a hacer teniendo eso-que-la-gente-llama tiempo libre!
La verdad es que no he ni mirado lo que he comido a lo largo de estos últimos ocho días. Sinceramente, ¿eh? No tengo ni idea. ¡Pero si ya ni siquiera sé lo que es vestirse con algo que no sea el pijama!
Y para seguir animando la cosa, os voy a contar otro capítulo de mi exitante de mi historial médico. Resulta que, probablemente a consecuencia de pasarme veinticuatro horas sentada, empezaron hace unos días a darme calambres en las pantorrillas. Sabéis el dolor calambril cómo es, imagino. Entre eso y la falta de sueño mi única ambición en la vida pasó a ser meter la cabeza en el horno.
Y aquí estoy, sentada escribiendo para variar la vida.
Pero ¡que se ha acabado! Este fin de semana tengo que recuperar cumpleaños, visitas familiares y, por tado, comidas copiosas. Me-da-igual. Que he gestionado mucho sufrimiento y habrá que recuperarse.

El lunes vuelvo a la rutina y espero que a correr. O igual no, porque han anunciado ola de frío de hasta –7ºC en Granada, y con esa temperatura aquí va a salir a correr Perri. Pero al menos podré volver a cocinar y comer normal –se echa de menos la comida sana, os lo digo muy en serio, podéis odiarme–.

Volveré con más novedades y con más frecuencia.
Un besazo,

Noa

3 voces:

Esther dijo...

Jajajaj aterrizamos las dos a la vez después del destino "exámenes". Pero que horror, que tortura y que todo! Entiendo eso de los calambres. Por eso yo voy cambiando, del escritorio al sofá (como siempre que estudio estoy sola puedo ir cambiando de habitación). Va bien! Tenlo en cuenta para los próximos jaja.

Un beso enorme y nos volvemos a ver por aquí!!

Pili dijo...

Calambres = plátano

¡¡Y no me digas que engordan!! Lo que engorda son las galletas y las magdalenas, el helado y los pasteles, las salsas y las cenas copiosas.

Me alegro muchísimo de que hayáis acabado los exámenes chicas. Los que hemos pasado por eso, sabemos el estrés y el agobio que representa. Si me dieran la oportunidad de repetir la carrera, lo haría sin duda (la de geología, magisterio no, lo siento Esther pero la geo gana por goleada. Ahora me doy cuenta de que no debéis saber que estudié primero magisterio y después geología)... lo haría sin duda y con la condición de no hacer ningún examen. Pues no me lo pasaba yo bien con los compis geólogos, jajaja.

¿Has vuelto a correr? o hace demasiado frío. Es que Graná es mucha Graná. ¡¡Y qué bonita es!! A ver si vuelvo algún verano con la familia.

Muchos besos y hasta pronto

migordavida dijo...

¿No has vuelto a correr? Qué decepción. Y yo que pensaba que la legendaria mala follá granaína podía con todo... :P
PD. Reposa, que te lo ganaste con creces. Te permito un brownie por cada aprobado xDDDD