jueves, 25 de agosto de 2016

Reflexión: Fat acceptance

Hola, soy la bloguera desconocida. O al menos ya lo tengo que ser, ¡del tiempo que llevo sin venir! Pues sí, que me ha dado un volunto y aquí estoy. Si os digo la verdad, no creo que tenga plan de volver a escribir aquí de manera regular. Si bien es verdad que he terminado el curso (exitosamente *-*) en pocas semanas comienzo de nuevo, lo que me meterá en la vorágine académica una vez más.
Acerca de mí, no me puedo quejar en absoluto: me muevo entre los 69 y los 71 kilos, de ahí nunca paso, y como saludablemente siempre... Excepto los fines de semana, ya sabéis.

No he decidido venir sin embargo para hablaros de mí, que ya veis que no hay mucho cambio en mi vida, no. He venido a traeros una reflexión. Desde hace un tiempo he venido observando en el complejo y profundo mundo de la Interné un movimiento -que normalmente se incluye dentro del feminismo, lo cual me fastidia bastante- cuyo objetivo es, a grandes rasgos, normalizar la obesidad. "Fat acceptance", como bien dice el título. Esto me ha llevado a ir, progresivamente, indignándome cada día más. No, no estoy a favor de esto, lo veo absurdo, dañino, surrealista. Y os explico por qué.

Empezaré aclarando que esto no tiene nada que ver con lo que por ahí se conoce como "fat shaming" o "fatphobia", que en cristiano sería (malditos anglicismos): ridiculizar y, en general, meterse con las personas obesas sólo por el hecho de estarlo. Increíblemente, existe mucha gente que cree que éste es el camino para hacer que alguien con obesidad supere su problema; para mí es algo tremendamente ruin. No hablo sin saber, yo he sufrido el fat shaming la mitad de mi vida, y no sólo en el colegio, sino también en mi propia casa. Los que me conocéis os imaginaréis qué ocurrió como consecuencia de aquel acoso que sufrí durante tantos años: uno de los periodos más amargos de mi vida, en los que era capaz de autodestruirme con tal de no estar gorda. "Porque si eres gordo, no eres persona; si eres gordo, eres menos que los demás; si eres gordo, no tienes derecho a nada; si eres gordo tienes que meterte en un agujero y morirte allí". Eso es lo que se me dijo una y otra vez desde que tenía cuatro años. Os podéis imaginar las consecuencias.
Ridiculizar y acosar a alguien por el hecho de ser obeso no funciona. Y no me cansaré de decirlo. Acosar a una persona de esa manera lo único que le genera es depresión y ansiedad, lo que deriva en dos situaciones (ambas perjudiciales): una en la que acaba comiendo aún más, buscando refugio en la comida; y otra en la que acaba con un trastorno alimenticio, obsesionado con el numerito de una báscula. ¿De verdad es esa la solución? Ya os digo yo que no lo es, pero tampoco lo es lo que os voy a contar a continuación.

Desde hace unos meses vengo encontrándome en muchos sitios fotos de mujeres con un sobrepeso/obesidad considerable en las que dicen enorgullecerse de su grasa y de su cuerpo. Y os voy a poner el ejemplo más reconocible y recurrente de todos: la mundialmente famosa Tess Holliday, que es esta mujer que está a la izquierda.  
[Atención: que esto no es una crítica a su belleza. A mí, la verdad, me parece una mujer guapísima, que tiene estilazo, que se pinta divinamente, además de que habrá mucha gente que le atraiga su cuerpo tal y como está (porque oye, eso es subjetivo y no tiene nada de malo). Ese es otro asunto distinto.]
A lo que yo voy es a otra cosa, y es que una mujer de su tamaño es-imposible-que-esté-sana. Por mucho problema de tiroides, por mucho que camine todos los días, por mucha ensalada que coma, NO. Y me molesta profundamente que se esté empezando a difundir este tipo de cuerpos como algo bonito, saludable, y totalmente correcto. Dejando una vez más a un lado lo de ser bonito o no, esto NO está bien, NO es saludable de ninguna de las maneras. Esta chica tiene más del doble de posibilidades de sufrir diabetes, hipertensión, un ataque al corazón, problemas de articulaciones y un largo etcétera que una persona con un IMC normal. ¿Por qué se promueve ahora esto? ¿Por qué? Que exista cada vez más gente obesa no es motivo para que se convierta en modelo, ¡todo lo contrario! Es razón de alarma, síntoma de que algo está fallando. Si ahora de repente empezáramos a poner modelos fumando, ¿verdad que sonaría absurdo? Porque lo es. Y con la obesidad es tres cuartos de lo mismo.
Lo que nos falla es que existen dos extremos: por un lado, no respetar a la gente con obesidad y tratarla como algo que se ha de ridiculizar; y por otro, intentar hacer ver que en realidad la obesidad no es un problema y que hay que aceptarla como tal. Ninguno de los dos soluciona nada. Lo que hay que promover es la educación: por una parte, para que se conozca la manera de llevar un estilo de vida saludable y, por otra, para que se trate a las personas obesas como lo que son: personas con un problema de salud. Un problema que tiene solución, con una dieta llevada por un profesional y, sobre todo, una firme determinación por parte de la persona. La obesidad tiene cura, sólo hay que querer curarse. Igual que cuando uno fuma, igual que cuando uno bebe, igual que cuando uno es adicto al juego. 

También tengo que decir que esto no es una crítica al movimiento que promueve el amor al cuerpo propio (anglicismo de nuevo: body positivity). Uno ha de amar su propio cuerpo, básicamente porque no tenemos otro. Por eso mismo, matarse de hambre para ser delgadísima y comer demasiado sin importar la obesidad deberían ser contrarios a este tipo de pensamiento, no se deberían promover. De las dos maneras estás creándole un perjuicio a tu cuerpo, y esto no puede ser compatible con amarlo: tú no dañas lo que amas, y con esas conductas lo único que estás consiguiendo es una progresiva autodestrucción. Igual que fumando. Igual que bebiendo.


Y hasta aquí llega hoy mi indignación. Os haré saber si sigue creciendo. Me interesan mucho las opiniones que podáis tener al respecto, así que no os cortéis.
Espero también no haber ofendido a nadie. Desgraciadamente -o no-, he estado en todos los lados de la historia: siendo obesa, con sobrepeso, anoréxica y normal (bueno, me falta cachitas de gimnasio, cuando tenga dinero para uno lo intentaré), por lo que he procurado ponerme en el lugar de todos.

Nada más por hoy, amigos.
Os sigo leyendo.

Un besete.

3 voces:

Daniela dijo...

Hola Brisa.
Primero felicitarte por tu recuperación, te sigo hace mucho tiempo y ví como te sanaste en cuerpo y también en mente. Te admiro, y creo que ya te lo dije antes.
Sobre este movimiento de "bodypositive" y demás vainas, la verdad es que a las personas que tuvimos un trastorno alimenticio o algún problema con el peso, nos toca mucho. Creo que porque siempre fuimos en extremos y este nos parece otro.
Pensé mucho en esto, primero me gustó el mensaje "Amate, aceptate tal y como eres", pero por otro lado me molestaba que digan que son SALUDABLES con sobrepeso y algunas con obesidad. Debo confesar, que si bien aún no me amo ni acepto al 100%, conocer esta campaña me ayudo a cambiar mi concepto sobre lo que es tener un cuerpo "correcto", porque me demostró que hay diversidad de cuerpos, así que allí es donde les agradezco porque me abrieron los ojos.
Aun así, sigo con problemas de autoestima y bulimia. Decaí en la tricotilomanía y estoy en una crisis de depresión NUEVAMENTE.
Lo que quiero decir, es que no se trata el cuerpo ni de esta campaña. Esta en cada persona, en cada uno, son OTROS PROBLEMAS LOS QUE CAUSAN CIERTAS PATOLOGIAS COMO DEJAR DE COMER O COMER COMPULSIVAMENTE.
Es tan tonto como decir que las campañas donde salen modelos delgadas y altas inducen a los trastornos alimenticios, así de tonto es decir que estas campañas de "Ama a tu cuerpo con sobrepeso u obesidad" induzcan a la obesidad morbida, absurdo. Yo creo que depende de cada persona, y lo mismos problemas de autoestima tienen otras raices, y supongo que tu lo sabes porque viviste en carne propia la anorexia.
Yo si estoy a favor de estas campañas. Porque prefiero un mundo donde las niñas aprendan a que pueden tener el cuerpo que les venga en gana y no estar obsesionadas en encajar en un canon de belleza, quiero que mis sobrinas tengan esas opciones y no crean que sus cuerpos son feos o fofos o son "incorrectos".
Y seamos honestas, tu misma dices que comes el fin de semana ligeramente no saludable, entonces ¿Estará bien juzgarlas a ellas? Creo que no.
Vive y deja vivir, linda.
Yo las aplaudo, porque sé que ayudan a otras personas, y a mí me ayudaron un poquito a abrir los ojos, aunque bueno, ya estoy vieja para cambiar ciertas ídeas.
Creo que cuando hay un TCA, es una vía de escape a un problema que no puedes resolver o sientes que no puedes solucionarlo, y buscas algo que controlar y allí esta tu cuerpo y allí esta la sociedad que dice con mensajes que debes cambiarlo, así que tomas ese camino, porque puedes, porque crees que es lo correcto, porque piensas que tu cuerpo es malo. Pues, yo creo que ahora, las nuevas niñas que tengan estos problemas, no iran por esta vía dolorosa y engañosa del TCA, porque sabrán que es un error, que puedes ser feliz aunque no seas delgada, atlética o te la vivas en el gym, por eso yo las aplaudo, porque abren los ojos.
Saludos.

Noa dijo...

¡Hola, Daniela!
Ante todo, gracias por tu comentario. Estoy de acuerdo contigo, en ningún momento he querido ir en contra del body positivity, ni mucho menos. Creo que, de hecho, es imprescindible en la sociedad en la que vivimos. Uno tiene que amar su cuerpo, como dije en la entrada, pero el hecho de no luchar contra tu propia obesidad o matar a tu cuerpo de hambre no es la mejor manera de amarse a uno mismo. Yo no soy perfecta, y si me tiro comiendo papas fritas una semana entera, no pasa nada, pero lo que no voy a hacer es ir diciendo que soy un ejemplo para los demás.
Creo que, sobre todo para los más pequeños, es importante que los modelos a seguir sean los de gente saludable: ni una persona con extrema delgadez, ni una persona con obesidad mórbida. Una persona normal, que cuida y ame su cuerpo.
Nunca nadie debería odiarse a sí mismo, ¡todo lo contrario! Pero no uno no puede ponerse a sí mismo como ejemplo si no se molesta en cambiar algo que sabe que no está bien, que le va a conducir a una vida repleta de problemas de salud e, incluso, a una muerte prematura.

En mi propia familia he visto problemas relacionados con la obesidad, operaciones feas, varices que dejan úlceras escabrosas (hablo de úlceras de más de tres cm., abiertas), entre otras. Por eso no puedo aceptar que ese estilo de vida se venda como algo bueno.
El mismo miedo que se le tiene a la anorexia, se ha de tener con la obesidad. Porque ambas matan.

Mucho, mucho ánimo con esa recuperación. Las recaídas, como ya te he dicho alguna vez, son parte de la salida. ¡No te rindas!
Un abrazo.

Enamorana dijo...

Hola Noa, soy gorda y no me ofendiste XD aprendi mucho y estoy de acuerdo contigo

Un besito nena!