lunes, 18 de mayo de 2015

Cuando ataca la ansiedad

Mucha gente fuma. Saben que es malo, saben que mata, pero fuman igual. Cada uno elige cómo matarse, dicen. Y cuando atacan los nervios, tiempo les falta para meterse un cigarro tras otro sin parar, como si se fuera a acabar la vida.


No os vayáis a creer que la comida es muy distinta.

Es mi forma de afrontar las situaciones de estrés. Necesito comer para parar mi cabeza, para no dejarla trabajar. Esto puede no parecer tan raro en una persona, el inconveniente llega cuando, al acabar con la comida, me acechan otra clase de sentimientos, esa voz que cuestiona una y otra vez mi forma de proceder. Eso me lleva al siguiente error: devolver. Alguien puede pensar que con esto intento "impedir" el perjuicio que pudiera producirme -engordar, lo que sea-, pero no es así. No todas las personas que sufrimos bulimia sentimos lo mismo, a pesar de que sufrimos la misma patología. A mí particularmente vomitar me produce un alivio indescriptible y me deja en un estado de tranquilidad profunda.

No estoy todo lo bien que me gustaría y tengo dos opciones:
1. Aceptar que ésta es mi forma de lidiar con los problemas y de desahogarme en tiempos de estrés e incertidumbre. Aprender a vivir con ello y procurar que ocurra lo menos posible, intentando buscar alternativas y otras salidas para desahogar el estrés: escribir, pasear, darme una ducha...
2. Volver a recurrir a la ayuda profesional. Si bien los psicólogos de la Seguridad Social no están especializados en esta clase de trastornos, siguen siendo profesionales y sabrán más que yo. Además, el peso de la recuperación no caería enteramente sobre mis hombros -sí un 90%, claro-, por lo que igual iría más desahogada.

Acepto consejos y sugerencias, sin embargo sabréis que esto tiene que salir de mí y mi reflexión con la almohada.
Ahora mismo no tengo mucho tiempo para contestar ni pasarme por vuestros blogs -¡lo siento!-, muchas sabréis lo que es la vida de hospital. Mi gordo sigue ingresado a la espera de una operación en la que le seccionarán parte del intestino, y estamos todos un poco nerviosos con la incertidumbre. Sobre todo yo, claro.


Procuraré sacar ratitos para escribir, que me hace bien.
Gracias por pasar.
Besos,

Noa.

5 voces:

Amelia dijo...

Si las cosas fueran tan sencillas, como entrar-salir (la comida), pues oye, no pasaría nada.

Pero el tema de devolver es una defensa del cuerpo para momentos puntuales, en los que algo no está en condiciones y digerirlo sería malísimo para el cuerpo (léase comida en mal estado, o alergias...).

Todo el mundo se ha encontrado mal alguna vez, o ha comido más de la cuenta y se ha puesto malísimo. Y si el cuerpo expulsa el exceso, invariablemente se encuentra uno mejor.

Pero hacer eso como norma para estar mejor es una señal de alarma. Hacerlo habitualmente es peligroso.
Piensa que, de natural, por el esófago no pasan productos tan fuertes. Los ácidos del estómago estropean el esófago, y pueden provocar patologías. Y el cardias, esa "puertecita" que separa el estómago del esófago, puede perder fuerza por vomitar con frecuencia, con lo cual también pasarían al esófago los ácidos estomacales.

Ya físicamente es malo vomitar. Pero psicológicamente, si eso te hace sentir bien, es que realmente necesitas arreglar algo. No te estoy juzgando ni metiendo un rollo patatero, simplemente creo que te hará bien pedir ayuda.

Te lo digo con todo el cariño, de verdad.

Un beso.

Deport Vida dijo...

Hola!!
Yo fume durante 7 años unos 20 a 30 cigarros por día... hasta que un día con mi novio decidimos dejar de fumar. Fue un clik, de un día para el otro dijimos no va mas y no volvimos a tocar un cigarro...
Con la comida no me paso lo mismo, dije basta y si bien me controlo, siempre hay alguna recaida... me resulto mil veces mas facil dejar de fumar q hacer dieta!! Por que? Porque para vivir no necesito fumar, pero si comer!! A las adicciones a las drogas/alcohol/cigarro las tratan suprimiendo el consumo de las mismas... pero no podemos suprimir el consumo de comida... entonces??? Es una lucha constante contra una adiccion!!

Mucha suerte con todo!!

Ceci

Alicia Aprendiendo dijo...

Mucho ánimo Noa, cuando una persona que se quiere está hospitalizada... son días de desajustes en todo.

En cuanto a lo de ayuda profesional, yo te digo ¡SÍ!
Ellos te dan las herramientas, pero eres tu quien tiene que hacer los "ejercicios", pero si no sabes por dónde... ellos te encauzan, es su trabajo y para eso se han formado
Los sicólogos son los especialistas del comportamiento y te ayudan a corregir cosas, si tu quieres ;-)

Ánimo guapaaaaaa!!
Venga que tu gordito en nada estará en casita contigo
Besotes

EmpressO dijo...

si tienes la opción de ir por la SS, anda, aprovecha. Daño no creo que te haga.

Espero tu novio esté siguiendo la dieta apropiada: sin gluten, ni cereales, ni leguminosas ni lácteos.

Animo, guapa!

Esther dijo...

Hace un par de semanas que leí tu entrada pero me sentí muy ofuscada por uno de los comentarios y en fin, entre una cosa y otra no te dije nada... Lo que cuentas es muy serio preciosa, así que, si tu sola no puedes controlarlo y no puedes estar aguantando así para siempre, a parte de por todas las razones que te da Amelia, por que estas enfermedades aprovechan los momentos de bajón para atacar... y la vida está llena de bajones. No puedes estar pendiente de lo que te esté pasando y a la vez añadirle el TCA. Así que yo pediría ayuda profesional para acabar de retomar buenos hábitos y poder dejar a parte todo esto.