jueves, 17 de septiembre de 2015

La crónica de la semana

¡Holita!
¿Cómo va ese septiembre saludable? Tiene razón Curvitas en que estamos todos un poco parados, ¿no? En mi caso, he estado un poco liada entre asuntos de la facultad, de casa y de médicos. Pero voy a ir por partes -como diría el viejo Jack-.
Ejercicio.
En tres palabras os lo puedo definir: oh-yeah-yeah. ¡Ya he conseguido correr más de 40 minutos! Sí, amigos, haciendo un esfuerzo sobrehumano, me compré un reloj con cronómetro por la increíble cantidad de seis euros. Así que ahora que he conseguido hacer el recorrido entero corriendo -4,4 km.-, he empezado a medir el tiempo que tardo e intentar superar mi marca. Sin embargo, no llevo ni un mes corriendo y tampoco quiero forzar. Salgo dos veces a la semana y los findes hacemos la ruta en bici de la que siempre os hablo. Vengo de la cultura del sofá y el culo plano, ¿vale? No voy a empezar por salir una hora/cinco días a la semana porque no tengo intención de provocar mi muerte aún.
La semana pasada justamente cometí un error de este estilo: martes: 40 minutos corriendo - miércoles: 60 sentadillas - jueves: desintegración de las piernas. Nada que no se cure con cuatro días de descanso, ¿eh? Así que el martes volví a la carga, hoy jueves de nuevo, y voy como una bala, amigos. Tengo que cuidarme, eso sí, que el domingo me atacó un dolor de rodilla diabólico... Lo que nos lleva al siguiente asunto.

Mi salud que, es de todo, menos de hierro.
Si bien conocéis bien el historial de mi salud mental -crazy, crazy-, tampoco mi salud física ha sido nunca para tirar cohetes. Debido a que soy bastante alta, tengo las caderas anchas y las piernas delgaduchas, sufro de algo a lo que llaman piernas en X, es decir, mis rodillas tienden a irse para el centro -tal que así, pero no tan exagerado-. De ahí que el domingo mi en-exceso-inquieta rótula izquierda me diera un porsaco increíble. Para que esto no ocurra, tengo que hacer ejercicios de abductores y demás músculos de la pierna para que la rodilla me deje vivir.
A esto podemos sumarle mi esguince-mal-curado de tobillo izquierdo -la izquierda no es mi lado prefe, está claro, ¿no?-, para el que tengo que ejercitarme frecuentemente con una cinta si no quiero recaer.
¿He llegado ya al punto en el que decís ay, la pobre? ¿No? Bueno, no os preocupéis: todavía hay más y peor. Por un dolor de pelvis que llevo teniendo desde hace un par de meses, me dieron cita para el ginecólogo: no me descarta una endometriosis minúscula, pero lo que tengo seguro es Síndrome del Ovario Poliquístico -es ya una epidemia esto-. Para los menos entendidos, el SOP provoca: reglas irregulares y dolorosas, caída del cabello, acné, salida de más vello, obesidad, entre otros. Su nombre es un poco desafortunado, ya que las que sufrimos de esto no tenemos por qué tener quistes: se le llama así porque el ovario tiene forma como si los tuviera. La ginecóloga me enseñó la ecografía y ¡madre mía! Qué cosa más deforme y fea. Encima, son ovarios que ovulan cuando quieren, vagos vaguísimos... Un encanto de órganos, vamos.
Solución: como casi todo en ginecología, anticonceptivos orales, again. La vuelta a las pastillas ha comenzado.

Terreno académico.
Ya es oficial mi entrada en el Grado de Estudios Ingleses. Si se producen las convalidaciones de mis años de Filología Inglesa -si sois creyentes, poned una velita para que esto ocurra, y si no lo sois, también: yo lo haría y soy más atea que las rocas :( -, en dos años podré sacarme el Grado de una vez por todas y tal vez luego poder hacer algún máster de algo que me guste... Porque sí, detesto esta carrera mucho, pero estoy infinitamente contenta de poder volver a estudiar y ver aunque sea un poquito de luz al final del tunel. El lunes sabré la resolución de las convalidaciones y os contaré... -recordad: velas-.


Ya podéis suspirar aliviados que la entrada kilométrica acaba aquí.
¡A ver si vuelven a la blogosfera los que faltan, que está esto muy callado!
A cuidarse y a comer fruta,

Beso,
Noa.

5 voces:

Curvitas dijo...

Madre mía, Noa.
He visto viejecitas de 90 años con menos achaques que las dos. A mí también me sobran problemas con la salud,aunque estoy poniendo de mi parte para que mejoren.
Genial lo de las carreras y lo de la bici, el ejercicio veo que lo llevas bien
bien. Seguro que te convalidan las asignaturas ;D
Coincidimos en lo de las rodillas, yo he de plantillas, aunque la verdad es que me las pongo poco :(
A ver si la gente aparece, que están todos perdidos.
Besitos.

Noa dijo...

Jajaja, pues sí, Curvi, yo de hecho las he visto. Al final eso es lo importante, que pongamos todo de nuestra parte para que nuestra salud mejor. Como gran parte de nuestros problemas, una buena solución la encuentran en el ejercicio y la dieta. ¡Son la base de todo!

Matrioska dijo...

Qué panzada de reír! Haces que lo serio parezca gracioso. Comparto casi todos tus achaques, tengo artritis reumatoide y por la mañana me levanto anquilosada. Hoy me duelen mogollón las rodillas. Encima tengo artrosis en la zona lumbar de la columna en un estado bastante más avanzado de lo que correspondería a mi edad. Pero yo soy un desastre con el ejercicio y lo único que hago es caminar. Bufff, si tuviera más tiempooooo.
Besos!

Daniela dijo...

Noa: Como católica que fui criada, rezare para que te vaya re bien en la convalidación de tus materias y así será y pronto obtendrás tu grado; ojalá pronto pueda contar como tu que me encuentro retomando los estudios. MUCHA SUERTE Y ÉXITO EN ELLO!
Me gusta tu actitud de "Si, tengo ciertos problemas de salud, pero eso no me impide lograr lo que quiero y disfrutarlo". Es que al leerte te noto contenta, felíz y eso es admirable.
Te mando un abrazo.

Amelia dijo...

Como soy la más viejuna de nuestro pueblo blogosferil, seguramente tengo más achaques que todas vusotras juntas (sí, he puesto una U).

Y es por estoooo que no pienso contaros lo de mis rodillas, mis ovarios y mis historias. Pero haberlas haylas, que lo sepáis, jovenzuelas.

Eso sí: me has recordado que he de hacer mis ejercicios de abductores y aductores, y un montonaco más que no me acuerdo (hasta que he de ir a rehabilitación, que entonces sí).

Qué crú, pordió...



Hoy ya es lunes. A ver qué ha pasado con tus convalidaciones, ya nos contarás...


Besotes.