viernes, 11 de septiembre de 2015

Recupero el norte


¡Aloha!
Ya estoy, chicos, ya estoy encaminada. Cuatro días después de volver de mis vacaciones, y ya me he quitado de encima 800 gramazos. Y eso que durante esta semana cuidar la alimentación ha sido más difícil de lo que esperaba. He tenido un hambre atroz, sólo los agujeros negros que se tragan hasta la luz podrían comprenderme. Me he mantenido, a pesar de esto, en las 1.500kcal. diarias -doscientas más de las que solía comer- y aún así tuve que hacer un ejercicio de contención propio de la fortaleza del Abismo de Helm en la batalla contra Isengard -Hola, frikismo-. Claro, esto tiene cierta explicación si tenemos en cuenta que he hecho bastante ejercicio casi todos los días y que vengo de unos cuantos días de viva-la-Pepa.

Recuperando el tema que quería abordar en la entrada anterior y que se vio eclipsado por mi arrebato de reivindicación semántica -me alegra por cierto no estar sola en mi tiranía, gracias por comentar-. Ya soy casi una corredora habitual, amigos -que no runner, eso never-, y quería contaros cómo me dio por empezar y qué tal está siendo la experiencia. Llevaba un tiempo dándole vueltas, ya que mis ingresos no dan para apuntarme a un gimnasio y que, a pesar de que tengo bici, las rutas que conozco, o son muy sencillas, o son demasiado empinadas... Y yo, amigos, sólo quería ponerme un poco en forma, en lo posible, sin morir en el intento.
Mi chico y yo salimos por primera vez ya hace más de dos semanas: sin reloj, sin móviles, sin control alguno, y teniendo en cuenta lo maniática que yo soy, fue en principio un poco desconcertante no saber siquiera el tiempo que llevaba. Mi intención fue salir, sin más, correr hasta donde pudiese, como si no hubiera mañana. Y lo conseguí ¡yey! (aunque mi novio se vio obligado a salir el doble de días para verdaderamente hacer algo de ejercicio, lo mío no contaba ni para quemar la tostada con tomate del desayuno).
Lo verdaderamente difícil fue lo que vino después: levantarme temprano dos días después para volver a salir, ¡oh, sufrimiento! Aquí llegó, sin embargo, aquello que me hizo seguir hasta hoy... Diréis, ¿el amor incondicional hacia mi pareja que decidió acompañarme, sin importarle que salir conmigo suponía la misma cantidad de deporte que tumbarse en el sofá? Pues no, no fue eso -qué afortunado es de tenerme, ¿eh?-. Lo que me hace seguir día a día, sudor tras sudor, es lo picadísima que estoy conmigo misma. Cada día que salgo procuro llegar un poquito más lejos, unos metros aunque sea. Lo único que me hace seguir queriendo salir a correr es derrotar a mi yo del día anterior y decir ¡ja, pringá!

Y en eso estoy. Puede parecer estúpido, pero así es. No me gusta picarme con otra gente, a mí lo que me estimula es mejorarme a mí misma, y estoy sorprendida de que estoy consiguiendo gracias a ese igual-no-tan-honorable sentimiento. Hoy me lo estoy tomando de descanso, pero mañana saldremos con las bicis -lo que supone unas dos horas de ruta, aunque menos intenso que correr- y el domingo vuelta al turrón, ya os contaré si me supero o acabo enfadándome conmigo misma y pegándole una patada a una piedra -estoy quedando demasiado violenta últimamente :( -.


Os seguiré contando.
Prometo no ponerme cachitas, que mis curvis no las quiero perder tampoco.

Beso,
Noa.

7 voces:

Pili dijo...

Muy bien, lo que cuenta es superarse día a día. El primer día quemarás el tomate, el segundo el pan con tomate y el tercero todo el desayuno.
Lo de las 1500 kcal me parece muy sensato, no bajes de ahí si haces ejercicio, el músculo necesita energía.
¡¡Al Abismo de Helm y la batalla de Isengard!! Hacía años que no lo oía. A ver si cuando acabe el libro que me estoy leyendo, vuelvo a por el Hobbit y el Señor de los Anillos. Han pasado casi 15 años desde que los leí y casi no me acuerdo, además lío cosas con las películas.

Besos

Javi dijo...

XDDD Cómo me he reído con tu entrada de hoy. No hay duda de que eres toda una poderosa afrodita ; ) y con más voluntad que Gandalf cuando se enfrentó al Balrog.

La verdad es que me alegra un montón ver que en el grupo bloguero estamos motivados y con ganas y eso es super importante. Yo creo que el grupo crea fortaleza y nos ayuda, a mí por lo menos.

Hace un par de meses cuando buscaba mi voluntad de hacer ejercicio lo único que encontré fueron un par de orcos borrachos que me miraron mal y hoy por hoy estoy de nuevo en el camino que mi cuerpo y mi mente necesitan. Sigamos así "plis" (algo había que decir en inglispitinglis)

Saluda a tu "costillo" y premiale por ser tan bueno y acompañarte en tus trotecillos, eso es más de lo que muchos están dispuestos a hacer por sus parejas cuando de hacer deporte se trata.

Besos ; )

Curvitas dijo...

Anda, qué guay, te picas tú solita.
Yo me doy palmadas en la espalda y que concedo gallifantes o minipuntos :D
Pero no, no me pico. Soy un poco como Felipe, el personaje de Mañana: no dejo para mañana lo que puedo hacer pasado mañana.
800 gramos en 4 días está más que bien. Yo soy más de caminar que de correr; "correr es fe cobardes", dice mi padre. Y yo, por supuesto, le hago caso :p
Besotesssss.

Curvitas dijo...

Joer, Mañana no...es que mi móvil no conoce a Mafalda.
Ni siquiera "me concedo" :(
Correr es de cobardes...
Tanta tecnología y mi móvil no sabe escribir :D

Amelia dijo...

Eso de salir sin reloj y sin ná... creo que es una idea genial!!! con lo controladora que soy yo, ja ja ja, es una forma de desintoxicarse de tanta información, tanta tecnología y tanta tontería. Correr es correr, hasta donde una puede y más contenta que todas las cosas.

Felicidades por todos tus logros y por tu chico, cuando una tiene la suerte de pillar un novio güeno no hay que dejarlo escapar... ja ja ja.

Besotes, preciosa.

Atenea dijo...

La superación personal creo que es la clase de motivación más sana, mejor y con mejores resultados que hay. Así que un gran HURRA por ti en todos los sentidos. Eres admirable (yo es que no sería capaz ni de aguantar el primer día jajaja).
Sigue así y espero seguir leyendo buenos resultados, guapa.

Muack.

Deport Vida dijo...

Felicitaciones por tu running jajaja!
Muy gracioso el post pasado, y muy gracioso este también!
Yo no soy muy amante de correr... me cuesta respirar, me dan puntadas, y ademas tengo las piernas medio chuecas y soy un poco como Phoebejajaj
Prefiero caminar rapidito o subirme a la bici

Pero en mi familia hay corredores! Mi papá es maratonista, corre 42 km como si nada!!! Y ha viajado por el mundo corriendo. O sea, no es que va a otro país corriendo, va en avión y corre allí jajaj

Saludos!!

Ceci