domingo, 22 de febrero de 2015

Habemus pecado

Es muy difícil salir tanto a la calle a comer y poder cuidarse. Además, hacer las cosas para dos siempre es en ese sentido un inconveniente: "- ¿Compartimos, que me apetece mucho?" - "No, yo a ver si hay otra cosa." - "Vale, entonces yo solo no." Y así con todo. Vivir con tu pareja y que éste por mucho que coma no va a engordar en la vida, hace que evitar todo lo rico y engordante sea una odisea -lo siento Homero, lo tuyo no era nada-.
Sí que es verdad que desde que dije basta ya, hay que controlarse, mi novio está controlando también un poco las cantidades y el alcohol, cosa que, según dice, está notando para bien. Claro, eso no quita que el viernes quisiera que comiéramos empanadas argentinas, ayer que saliéramos y comiéramos de postre tarta de chocolate y que hoy nos fuésemos a la calle de tapas porque hacía un solazo que había que aprovechar. Esto para él es controlarse, imaginaos antes. Imaginaos además que yo antes seguía ese ritmo con él y, no contenta con ello, aportaba también mi granito de arena con ideas tan suculentas como pecaminosas.

Uhm, tarta.
Sigo teniendo la sensación de que nos pasamos, pero sí que es cierto que este finde hemos salido más. Si no lo llego a contener ayer, ¡se pide un trozo de tarta de tres chocolates para cada uno! En total digamos que me he "saltado" mi ritmo de alimentación sana en unas tres comidas: el viernes por la noche me comí dos empanadas, ayer para cenar dos tapas y el postre y hoy una ración de carne en salsa con patatas fritas para compartir. Cosas buenas: no he bebido alcohol más que el viernes un vasito de cerveza y hoy un carajillo. No sabéis lo que era yo antes... Tres tercios de cerveza en una sentada podían caer tranquilamente. Y eso quieras que no, algo hace. Él está bebiendo también menos y está contento con ello.
Intento seguir la regla del 80/20: no se puede estar el cien por cien del tiempo a dieta, pero sí el ochenta por ciento. Es un enfoque interesante, aunque no sabía que había teoría sobre ello, lo descubrí ahora. Resulta que yo lo estaba siguiendo sin saberlo jajaja. Aquí un enlace.

Hoy entrada corta, que mi gordito acaba de terminar de componer su nueva canción y tendré que hacerle caso. Tengo una tarta de manzana light que preparé esta mañana, por lo que inexorablemente caerá un trocito ahora que nos pondremos a juga al ajedrez o a las cartas. -Como los viejos. No apostamos garbanzos.-

Hala, habemus pecado, pero ya me he confesado. Jajaja.
Cuidáos todas. Beso.

1 voces:

Kaonnibal dijo...

Soy partidaria de que, si te pasas pero eres consciente de ello y estás siempre alerta no pasa nada. Un fallo que he tenido yo muchísimas otras veces con anteriores planes, es que el finde me pasaba y al final el finde e alargaba al lunes, hasta que invadía toda la semana. Mala cosa. Así que mientras la semana la tengas controlada y el finde te pases conscientemente te mantendrás muy bien! Un beso!